Reseña: La última noche en Tremore Beach de Mikel Santiago


Ficha Bibliográfica
Nombre: La última noche en Tremore Beach
Autor: Mikel Santiago
Editorial: Ediciones B para su colección “La Trama”
ISBN: 9788440696489
Precio: 7,59€
Puntos de venta:




Sinopsis

Un compositor que ha perdido la inspiración.
Una casa aislada en una playa irlandesa.
Una noche de tormenta que puede cambiarlo todo. 
Peter Harper es un prestigioso compositor de bandas sonoras que, tras un traumático divorcio, se refugia en un rincón perdido de la costa de Irlanda para recuperar la inspiración. La casa de Tremore Beach, aislada en una enorme  y solitaria playa, parece el lugar indicado para lograrlo. Todo parece perfecto... hasta que llega la noche de la gran tormenta.



Comentario

Entre otras muchas cosas, a las que me he aficionado en los últimos tiempos, es a leer novela negra y de suspense. Ni vampiros, ni muertos vivientes, ni los mismos muertos han logrado producirme temor, la lectura no es una ciencia exacta y todos afrontamos de manera diferente un mismo libro.

Como es habitual en mí, no deshuesaré el argumento de este libro, sino más bien, intentaré contar lo que me ha hecho sentir su narración. Podría hacer un análisis minucioso, al dedillo si hiciera falta, pero creo que tanto autor, editorial y futuros lectores, no lo necesitan, sino más bien, esas sensaciones a las que hacía mención.

Verás Mikel, aunque he intentado por todos los medios sustraerte de los personajes, me ha sido completamente imposible, otra vez he tenido la vaga sospecha que Peter es un poco tú o tú reflejado en él mismo. Solo te conozco de la presentación de tu segunda novela “El mal camino” y de repetir experiencia en “La feria del libro”, tampoco es que pudiéramos charlar mucho en ninguna de las dos ocasiones, pero por cómo te dejaste ver, no pude desistir a encontrarte durante el suspiro que me duró este libro.

Tengo que contarte que, todos los años nos acercamos al pueblo en septiembre, las casas en los pueblos de Castilla y León, al menos en este pueblo, son casas que han pasado de generación en generación, por tanto tienen toda la vida sobre sus ladrillos y escaleras. Crujen por la noche porque durante el día, el sol inclemente, desciende sobre sus tejados. ¿Tú sabes lo que ha significado para mí, leerte por la noche, con un hilo de luz y con todos esos ruidos de fondo? Pues sí, ponerme en los zapatos de Peter y empezar a sufrir junto con él.

No sé si realmente, en tu vida personal, habrás sufrido de esas premociones que tenía tu personaje, lo que sí te digo es que, en mi familia sí y por ende, yo también, “no me gustan nada de nada”, sobre todo, cuando no sé interpretarlas, cuando creo que va a pasar algo muy malo, cuando veo a mi madre en sueños, quizá por eso haya podido calzar tan bien esos zapatos y entender cada sensación de un personaje de ficción, porque a veces la ficción es más real que la propia realidad.

La casa que has descrito, cuya ubicación era estratégica y sencillamente, genial: la valla mil veces en el suelo, el césped, el agujero que nunca se tapó y cada una de las escenas que sin duda, están muy bien contadas, lograron que no tenga miedo a ir, pero sí al hecho de tener la más mínima posibilidad de encontrarme con toda esa banda de mafiosos con ganas de derramar sangre.

Los sueños repetidos, constante e inacabables, me hicieron pensar en “El día de la marmota” y a medida que el personaje iba cambiando, de alguna manera o de otra, los sucesos, me recordaron a mi marido hablando de los bucles de informática, como ves, el poder comparar una novela con hechos de la realidad, me resulta mucho más interesante para descubrir los caminos que el autor abre para el lector y su imaginación.

Te lo comenté a través de Twitter, he respirado profundamente y sí, iría a la casa y a Tremore Beach, ni el lugar ni la casa son los que provocan los acontecimientos, ni tampoco la enorme cantidad de sangre que se vierte, hay cosas que no se pueden cambiar, mucho menos en una novela y aunque el mar tiene dos efectos sobre mí: tranquilidad pero también mucho miedo por su bravura, me instalaría allí a mirar amaneceres y quizá, a entonar alguna melodía en el piano, sobre todo, cuando falta inspiración para escribir comentarios de libros con tanta realidad como has sido capaz de transmitir en las poco más de cuatrocientas páginas que me leí, con tanta variación y vueltas de tuerca, con pocos personajes pero los justos para aguijonear la curiosidad de saber qué pasará en cuanto la des vuelta…

Desde luego, Mikel, he aquí una lectora fiel y declarada, deseando leer tu próxima novela, a ver si entre muertos, casas que cambian, sectas, amigos no tan amigos y sobre todo, un buen rock and roll, logras convencerme otra vez como lo has hecho con esta y la segunda en estricto orden cronológico. ¡Seguro que sí!, a la espera me quedo…




Algunos datos sobre su autor: Mikel Santiago nació en un pueblo marinero de Vizcaya en 1975. El piano de su hermana, que siempre resonaba por la casa, despertó en él un apetito muy temprano por la música. De sus primeras lecturas recuerda las obras de Sherlock Holmes, Los Cinco y Edgar Alan Poe.

Ha vivido en Irlanda, de donde sacó las ideas para escribir esta novela, y actualmente reside en Ámsterdam, donde trabaja en el mundo del software. Cuando no está entre ordenadores, se dedica a escribir y a tocar la guitarra con su banda de blues-rock.

La última noche en Tremore Beach, su debut literario, se ha convertido en un fenómeno antes de su publicación y ha hecho que se le compare con maestros como Stephen King, Jöel Dicker o John Connolly.





Gentileza Libro: Ediciones B






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...