Mis mejores lecturas en 2016



Hace algunos días, hacía un breve resúmen de mi vida personal y de lo que ha pasado en el mundo de las redes sociales. Hoy, que comenzamos el penúltimo día del mes y del año, no podía despedirlo de otra forma que no fuera con libros. La verdad es que son muchos más, pero por tiempo y por espacio, solo nombraré cuatro.





Una de las novelas históricas con las que más disfruté durante 2016, fue la de Jorge Díaz, «Tengo en mí todos los sueños del mundo», comentado en este blog y que nos sitúa a principios del siglo XIX, en el barco que fuera llamado El Titanic español, «El príncipe de asturias. Puedes leer el comentario completo haciendo clic en el título. Magnífica novela, cuya trama me encantó de principio a fin y que vuelvo a recomendar tras varios meses desde su publicación.

Otra novela que me dejó con la boca abierta, es la última que termina la «Trilogía del Mal», «La fuerza de Eros» de María José Moreno. Una novela que no da tregua ni para respirar y cuyo desenlace es digno de cualquier guión de cine. Para quienes aun dudan de entre leer o no esta saga, vuelvo a recomendarla. Es cierto que los temas tratados en cada libro, resultan fuertes e impactantes pero, no obstante son bastante reales y más ciertos de lo que uno imagina.

Por supuesto, no podía faltar «Jodidamente Especial» de Teresa Guirado, una novela que toca varios temas y en los cuales, sus protagonistas, nos harán conocer esa otra cara de la riqueza y la soledad. Una novela imperdible por la honestidad con que han sido tratados los personajes, las ambientaciones y, las emociones que causa su lectura.

Otra autora que no podía estar ausente en este breve resumen es Mercedes  Pinto, la reedición de «Cartas a una extraña» y el lanzamiento de la segunda parte «Mensajes desde el lago», me hicieron confirmar la grandeza de esta autora que ya me había conquistado tiempo atrás con Hijos de Atenea y La última vuelta del scaife.


Cuatro títulos, cuatro autores. ¿Cuáles son los tuyos? ¿Qué títulos me recomiendas?


Felices fiestas, feliz año 2017







Título: El asesinato de Sócrates
Autor: Marcos Chicot
Editorial: Planeta
Puntos de venta:






Sinopsis

Grecia, siglo v a. C. Un oscuro oráculo vaticina la muerte de Sócrates.
Un recién nacido es condenado a morir por su propio padre.
Una guerra encarnizada entre Atenas y Esparta desangra Grecia.

El asesinato de Sócrates recrea magistralmente la época más extraordinaria de nuestra historia. Madres que luchan por sus hijos, amores imposibles y soldados tratando de sobrevivir se entrelazan de un modo fascinante con los gobernantes, artistas y pensadores que convirtieron Grecia en la cuna de nuestra civi-lización. A lo largo de las páginas de esta absorbente novela, brilla con luz propia la figura inigualable de Sócrates, el hombre cuya vida y muerte nos inspiran desde hace siglos, el filósofo que marca un antes y un después en la historia de la humanidad.


Un libro a tener en cuenta para próximas lectura con un promedio de 3.6 estrellas en las valoraciones de clientes de Amazon.  Finalista del Premio Planeta, el autor de esta novela ha mantenido en el top20 de ventas por más de 96 semanas, su libro anterior «El asesinato de Pitágoras». 




Esperando el fin de este año



¡Hola a tod@s!


Los que visitan de hace tiempo este blog, saben que está dedicado cien por cien a la literatura en todos sus géneros y subgéneros, sin embargo, antes de que concluya este año que para mí, ha tenido de todo y cuando digo de todo, es así, de todo. No quería cerrar un año más sin hacer, un balance no, a lo mejor, un breve recuento de estos últimos 12 meses.

Las últimas semanas, he visitado muchos blogs, me gusta conocer la opinión de otras personas que leen como yo o, que en materias diametralmente opuestas a la mía, me hayan enseñado muchas cosas: desde preparar un pastel para celiacos, cómo lucir algunas  prendas que tenemos en el armario, cómo gestionar el blog para que sea rentable, hasta como utilizar mejor una mascarilla de limpieza para la cara y de todos, he sacado provecho, claro que sí.

2016, ha sido un año que perfectamente podría comparar con una noria o con un carrusel como los llamamos en Chile. Tuve muchos, si lo digo en términos musicales, sostenidos y bemoles, porque la vida es así, un constante subir y bajar, lo importante de cuando se está arriba es, nunca olvidar la cercanía del suelo porque, la vida siempre tiende a equilibrar las cosas y en una vuelta de tuerca, nos vuelve al punto de partida.

Como decía antes, he visitado muchos blogs este año y en este último periodo, algunos en los cuales sus administrador@s se referían a las navidades como una fecha a pasar de prisa y corriendo por sus propias circunstancias, todas muy respetables, cada punto de vista diferente del propio, debe ser respetado de la misma forma. Para mí, siempre ha significado unión, paz y amor, nada de volverse locos buscando un traje para la ocasión porque lo que se celebra, es el nacimiento de un niño en Belén, el más humilde de los nacimientos, ¿por qué iba a tirar mi casa por la ventana, si tengo otras fechas más oportunas para hacerlo?

Este año me ha golpeado varias veces: en febrero murió mi padre, vivía en Chile y no pude ni decirle adiós, ni asistir a su funeral. Es lo que tiene vivir a unos 12 mil kilómetros de distancia, cuando un océano y una cordillera nos separa del terruño. Tras la noticia, me quedé helada y me ha llevado varios meses, entender su muerte no, todos estamos en esta vida por alguna razón y mi padre, ya había cumplido su ciclo, no es eso lo que me costó superar, sino el hecho de no verle una última vez. Sabía que eso ocurriría, pero no imaginaba que tan pronto.

Pero el show debía continuar y continúe: trastabillando, subiendo y bajando pero siempre con la clara perspectiva que no soy de arrastrar nada por mucho tiempo. El dolor por la partida de un ser amado se supera el mismo día que empiezas a recordar todo cuanto hacía en vida con una sonrisa en la cara, ese día has entendido que donde quiera que se encuentre, es feliz y sigue observándote desde allí.

Los meses venideros, me enfrentaron a otra situación bastante difícil de comprender. A veces el ser humano se siente con la creencia de que lleva la razón y más que eso, que son poseedores de una verdad absoluta. Una verdad donde los que molestan son los malos y los demás no. Nunca me ha gustado y nunca me gustará poner el pie encima a nadie, es más, nunca me ha gustado sobresalir en nada pero mi trabajo en las redes y ese buen hacer que tanta rabia causa a algunos, hizo que me deshiciera de lastre, de una carga que no era mía y de volver a encontrar mi centro. Costó superarlo, claro que costó, pero aquí sigo, haciendo mis cosas como siempre lo he hecho y con muchos proyectos que NO SON NEGOCIO, sino parte del entusiasmo que siempre he llevado en mi corazón.

En el mundo en el que me ha tocado desenvolverme, por desgracia, la envidia mueve muchos motores. Por suerte, el mío lo mueven otras cosas: el compañerismo, la amistad y sobre todo, el ponerme siempre en el lugar del otro, eso lo he practicado a lo largo de toda mi vida, quienes me conocen lo saben y no me importa tender una mano cien mil veces, si con eso ayudo a levantar la carga. No me importa, en mi trabajo, recomendar a otras Comunity Manager, cuando alguno de mis clientes lo solicita. No lo veo como competencia, sino al contrario, como ayuda mutua. Muchas personas no lo entienden, pero han de creerme... hoy por ti, mañana por mí: así funcionan las cosas.

Los años bisiestos, no son buenos para mí y soy muy sincera cuando digo que estoy deseando que llegue el día 31 a las 00:00 para comenzar un 2017 con toda esa energía que tengo para invertir. No creo en las coincidencias:1996 año bisiesto, murió mi madre, 2016 año bisiesto, ha muerto mi padre. Lo único realmente maravilloso que ha ocurrido un año bisiesto, fue el nacimiento de mi hija pero también sé, que fue una forma de equilibrar las pérdidas. No creo en las coincidencias porque estoy convencida de que en la vida todo ocurre por algo: la gente que llega a tu vida y se va tal como apareció, es porque cumplió su propósito, basada en este hecho, creo que 2017 será el año de nuevos descubrimientos y nuevas formas literarias que es lo que me tiene involucrada en muchas dinámicas, sorteos y cosas extravagantes que he pensado desarrollar durante el nuevo año.


Hace más de una década que no vivo en Chile, que me vine a tierras españolas a formar una familia y aunque las tradiciones cambian de un lugar a otro, he preferido conservar las mías para cuando vivamos allá y respetar las de este país que me ha acogido con tanto cariño. En Chile, a las doce de la noche, se bebe Champagne con helado de piña, si se vive en Santiago, cerca del Barrio Cívico, bajas a la avenida principal cuyo nombre popular es la «Alameda» y allí, con las copas preparadas, a las doce en punto «no sé si en la actualidad se realiza a la misma hora», un show pirotécnico, preparado todos los años por expertos valencianos, deleitan a la concurrencia con diversos fuegos de artificio, una idea que comenzó un ex alcalde de la ciudad hace ya bastantes años y que tuve la suerte de disfrutar, mientras viví allí.



Solo espero, que quienes me visitan, sigan aquí porque son parte fundamental del engranaje. Ya saben que mi pasión es leer y este blog, como cualquier otro, se alimenta con los comentarios. 2016 expira, recibo 2017 llena de fe, esperanza y con una sabiduría nueva que he ido adquiriendo en el último año.

Feliz fin de año para tod@s, nos vemos aquí los 365 días restantes. Un abrazo virtual muy fuerte, de esos que curan heridas y reconfortan el corazón.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...