Esperando el fin de este año



¡Hola a tod@s!


Los que visitan de hace tiempo este blog, saben que está dedicado cien por cien a la literatura en todos sus géneros y subgéneros, sin embargo, antes de que concluya este año que para mí, ha tenido de todo y cuando digo de todo, es así, de todo. No quería cerrar un año más sin hacer, un balance no, a lo mejor, un breve recuento de estos últimos 12 meses.

Las últimas semanas, he visitado muchos blogs, me gusta conocer la opinión de otras personas que leen como yo o, que en materias diametralmente opuestas a la mía, me hayan enseñado muchas cosas: desde preparar un pastel para celiacos, cómo lucir algunas  prendas que tenemos en el armario, cómo gestionar el blog para que sea rentable, hasta como utilizar mejor una mascarilla de limpieza para la cara y de todos, he sacado provecho, claro que sí.

2016, ha sido un año que perfectamente podría comparar con una noria o con un carrusel como los llamamos en Chile. Tuve muchos, si lo digo en términos musicales, sostenidos y bemoles, porque la vida es así, un constante subir y bajar, lo importante de cuando se está arriba es, nunca olvidar la cercanía del suelo porque, la vida siempre tiende a equilibrar las cosas y en una vuelta de tuerca, nos vuelve al punto de partida.

Como decía antes, he visitado muchos blogs este año y en este último periodo, algunos en los cuales sus administrador@s se referían a las navidades como una fecha a pasar de prisa y corriendo por sus propias circunstancias, todas muy respetables, cada punto de vista diferente del propio, debe ser respetado de la misma forma. Para mí, siempre ha significado unión, paz y amor, nada de volverse locos buscando un traje para la ocasión porque lo que se celebra, es el nacimiento de un niño en Belén, el más humilde de los nacimientos, ¿por qué iba a tirar mi casa por la ventana, si tengo otras fechas más oportunas para hacerlo?

Este año me ha golpeado varias veces: en febrero murió mi padre, vivía en Chile y no pude ni decirle adiós, ni asistir a su funeral. Es lo que tiene vivir a unos 12 mil kilómetros de distancia, cuando un océano y una cordillera nos separa del terruño. Tras la noticia, me quedé helada y me ha llevado varios meses, entender su muerte no, todos estamos en esta vida por alguna razón y mi padre, ya había cumplido su ciclo, no es eso lo que me costó superar, sino el hecho de no verle una última vez. Sabía que eso ocurriría, pero no imaginaba que tan pronto.

Pero el show debía continuar y continúe: trastabillando, subiendo y bajando pero siempre con la clara perspectiva que no soy de arrastrar nada por mucho tiempo. El dolor por la partida de un ser amado se supera el mismo día que empiezas a recordar todo cuanto hacía en vida con una sonrisa en la cara, ese día has entendido que donde quiera que se encuentre, es feliz y sigue observándote desde allí.

Los meses venideros, me enfrentaron a otra situación bastante difícil de comprender. A veces el ser humano se siente con la creencia de que lleva la razón y más que eso, que son poseedores de una verdad absoluta. Una verdad donde los que molestan son los malos y los demás no. Nunca me ha gustado y nunca me gustará poner el pie encima a nadie, es más, nunca me ha gustado sobresalir en nada pero mi trabajo en las redes y ese buen hacer que tanta rabia causa a algunos, hizo que me deshiciera de lastre, de una carga que no era mía y de volver a encontrar mi centro. Costó superarlo, claro que costó, pero aquí sigo, haciendo mis cosas como siempre lo he hecho y con muchos proyectos que NO SON NEGOCIO, sino parte del entusiasmo que siempre he llevado en mi corazón.

En el mundo en el que me ha tocado desenvolverme, por desgracia, la envidia mueve muchos motores. Por suerte, el mío lo mueven otras cosas: el compañerismo, la amistad y sobre todo, el ponerme siempre en el lugar del otro, eso lo he practicado a lo largo de toda mi vida, quienes me conocen lo saben y no me importa tender una mano cien mil veces, si con eso ayudo a levantar la carga. No me importa, en mi trabajo, recomendar a otras Comunity Manager, cuando alguno de mis clientes lo solicita. No lo veo como competencia, sino al contrario, como ayuda mutua. Muchas personas no lo entienden, pero han de creerme... hoy por ti, mañana por mí: así funcionan las cosas.

Los años bisiestos, no son buenos para mí y soy muy sincera cuando digo que estoy deseando que llegue el día 31 a las 00:00 para comenzar un 2017 con toda esa energía que tengo para invertir. No creo en las coincidencias:1996 año bisiesto, murió mi madre, 2016 año bisiesto, ha muerto mi padre. Lo único realmente maravilloso que ha ocurrido un año bisiesto, fue el nacimiento de mi hija pero también sé, que fue una forma de equilibrar las pérdidas. No creo en las coincidencias porque estoy convencida de que en la vida todo ocurre por algo: la gente que llega a tu vida y se va tal como apareció, es porque cumplió su propósito, basada en este hecho, creo que 2017 será el año de nuevos descubrimientos y nuevas formas literarias que es lo que me tiene involucrada en muchas dinámicas, sorteos y cosas extravagantes que he pensado desarrollar durante el nuevo año.


Hace más de una década que no vivo en Chile, que me vine a tierras españolas a formar una familia y aunque las tradiciones cambian de un lugar a otro, he preferido conservar las mías para cuando vivamos allá y respetar las de este país que me ha acogido con tanto cariño. En Chile, a las doce de la noche, se bebe Champagne con helado de piña, si se vive en Santiago, cerca del Barrio Cívico, bajas a la avenida principal cuyo nombre popular es la «Alameda» y allí, con las copas preparadas, a las doce en punto «no sé si en la actualidad se realiza a la misma hora», un show pirotécnico, preparado todos los años por expertos valencianos, deleitan a la concurrencia con diversos fuegos de artificio, una idea que comenzó un ex alcalde de la ciudad hace ya bastantes años y que tuve la suerte de disfrutar, mientras viví allí.



Solo espero, que quienes me visitan, sigan aquí porque son parte fundamental del engranaje. Ya saben que mi pasión es leer y este blog, como cualquier otro, se alimenta con los comentarios. 2016 expira, recibo 2017 llena de fe, esperanza y con una sabiduría nueva que he ido adquiriendo en el último año.

Feliz fin de año para tod@s, nos vemos aquí los 365 días restantes. Un abrazo virtual muy fuerte, de esos que curan heridas y reconfortan el corazón.





19 comentarios :

  1. Hola María Loreto!!
    Lo que más me gusta de la vida es que todos son ciclos... nunca nada es para siempre, una vez está abajo y otras veces arriba... y ese ying yang me tranquiliza... Cómo vamos celebrar y valorar lo bueno , si no conocemos antes lo malo?
    Yo también he pasado una par de años duros por la crisis... a mediados de 2016 la cosa fue a mejor, y espero que 2017 sea todo ir hacia delante y consolidar todo aquello que emprendí en el 2016.
    Feliz año nuevo y te deseo lo mejor para que el año que entra!! Un saludo bien fuerte! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente todo irá mejor. Ya lo verás, en 2017 harás la cosecha, no me cabe la menor duda.

      Felices fiestas, Ana Belén y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  2. Hola cielo! 2016 también ha sido un año de cambios para mi. Como bien dices, he soltado lastre con algunas personas que no me aportaban nada, solo quebraderos de cabeza (si, me he vuelto más egoista con a quien o a qué le dedico mi tiempo) y he conocido gente maravillosa entre las cuales te incluyo. Espero que este nuevo año te traiga mucha felicidad. Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, bonita. También he tenido la suerte de conocer gente como tú, la verdad es que mirando hacia atrás, valoro mucho lo que aprendí pero no podía seguir arrastrando un peso que no era el mío. Eso espero, que sea un año mucho mejor en todos los sentidos. Gracias por pasarte por aquí, felices fiestas preciosa.

      Eliminar
  3. Cuánto siento lo de tu padre, de corazón, sí que ha sido un año difícil desde luego, sólo espero que el 2017 te traiga mucha felicidad y buenas noticias, aunque esas cosas no se superan jamás, aprendes a vivir con ellas, no queda otra...
    Y me ha parecido muy curioso lo del helado de piña, no tenía ni idea. Tiene que ser muy duro estar tan lejos de casa. Te mando un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa. Llevo más de una década fuera de mi país y aunque muchos años me ha resultado muy duro no estar presente, en el fondo es lo que elegí y si tuviera que volver el tiempo atrás, volvería a tomar la misma decisión. Ha sido un año bastante difícil, con cargas emocionales importantes pero, aquí estoy, dispuesta a seguir.
      Gracias por pasarte por mi blog, deseo que tengas una entrada de año extraordinaria.

      Eliminar
  4. Que post más bonito, la verdad es que siento mucho lo de tu padre, y lo siento por que se lo que es no entender la muerte de un ser querido ha sido un año complicado pero estoy segura que él se fue sabiendo lo mucho que lo querías, el 2017 será mucho mejor, estoy totalmente segura y aunque la muerte de un padre cuesta de superar tienes a gente que te quiere, eso nunca lo olvides!! besos mil y siempre hacía delante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa.
      Tengo la certeza de que mi padre se fue tranquilo. Fue un hombre bueno, sin malicia ni maldad que construyó una familia junto a una mujer inigualable. El problema no es superar la muerte, si no más bien la ausencia.
      Felices fiestas para ti también y muchas gracias por tus buenos deseos.

      Eliminar
  5. Hola Maria! creo que de alguna manera las que escribimos en blogs es por algo en común y es por el hecho de expresar algunas emociones, o simplemente dejar nuestra huella en el mundo, sea que se gane o no pero siempre con el fin común de dejar una pizca de amor, creatividad, motivación de todo eso que hacemos y compartimos, una pena que el hecho de estar tan lejos no pudieras visitar a tu padre, a veces no es la distancia lo que nos aleja siempre, son los miedos y algunas otras cosas que tenemos en la mente, pero aun así ya hemos casi culminado este 2016 y yo feliz de haberte conocido durante esta trayectoria del mundo de los blogs.
    Saludos y mis mejores deseos para este 2017 que sin duda dará inicio con mucha energía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lidia

      Es verdad lo que dices, pero en mi caso a pesar de la distancia, siempre tuvimos comunicación. Estoy en España por elección, porque viene a formar una familia y mi padre, desde Chile, estaba orgulloso. No es tanto la muerte de un ser amado, sino más bien, en mi caso, el no haberme podido despedir.
      Gracias por tus buenos deseos, lo mismo espero para ti. Gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  6. Ha sido un año duro y espero que este que llega te traiga más y mejores alegrías, por mi parte ya me gustaría tener algo de ilusión para no notar que sencillamente es pasar una hoja más del calendario.
    Mucha suerte y mucho ánimo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que suerte, creo que son las ganas de seguir adelante y luchar por lo que creo es bueno y de alguna forma, sin que esto suene mal, por lo que creo que merezco. No soy una mala persona, tú me conoces más de cerca y sabes, que a pesar de todo, mi mano sigue extendida para quien la quiera tomar pero, llega un momento en que debes volverte un pelín egoísta y pensar más en ti que en tu entorno. La ilusión no puede morir, nunca y esa manera con que lo ves ahora mismo, cambiará porque ya es hora y porque te toca, ya verás como sí.
      Mucho ánimo para ti también, 2017 tiene que ser nuestro año.

      Eliminar
  7. oh! que post balance del año más bonito, aunque siento lo de tu padre..., todo los años tienen cosas buenas y no tan buenas, aunque como tu estoy deseando que llegue el 2017, los año impares suelen ser muy buenos en mi caso. Y yo aqui me quedo, aunque mil veces que paso por tu blog siempre te cuento lo poco que leo, me encanta leerte, feliz año!! y brindar con cava extremeño y helado de piña ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pasky. Es un resumen por decirlo de alguna manera. No todo ha sido piedras en el camino, también hubo cosas muy bonitas y sobre todo, un gran aprendizaje de todas y cada una. Leer es mi pasión, una manera de encontrar mundos paralelos sin siquiera moverme del sillón, muchas, muchísimas historias que un escritor desarrolla pensando en personas que como yo, disfrutarán de esas tramas que han desarrollado. No se trata de leer mil libros al año, ojalá, ya quisiera yo leerlos, pero tal como la mayoría de nosotras, tengo actividades paralelas que me impiden leer todo lo que me gustaría. Ya verás como en 2017 te animas con alguno de los que pongo por aquí, ya lo verás. Gracias por tus buenos deseos, lo mismo deseo para ti.

      Eliminar
  8. Siento mucho lo de tu padre. El año pasado, perdí a mi abuelo y sé lo que se pasa por la cabeza, los meses pasan y poco se puede hacer. En fin, y en tu caso tan lejos de él no me extraña la siguación...
    A mí por un lado, me da cosilla el 2017. Los años impares me pasan cosas malas y son de las duras...
    Espero que no, pero yabse irá viendo.
    Te deseo un 2017 magnífico y que vengan muchos buenos propósitos :)

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho este post porque es más personal y aunque tengo que darte el pésame por la pérdida de tu padre creo que 2017 te traerá muchas cosas buenas porque estás con la mente y los brazos bien abiertos para recibirlas.. te deseo todo lo mejor y gracias por dejarnos entrar un poquito más en tu mundo, muaks

    ResponderEliminar
  10. Waoo, yo también vivo lejos de mi familia y moriría si algún familiar le pasa algo yo lejos.
    Este post es muy personal, a esto le llamo desnudarse. Sin duda alguna has tenido un año lleno de cambios y aprendizajes. Me gustó conocerte un poco mas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. 2016 ha sido una montaña rusa para todos. Yo también he perdido a gente importante en mi vida, pero también me han pasado cosas muy buenas. Supongo que el 2017 será mucho mejor. Feliz Año!

    ResponderEliminar
  12. Este año de alguna manera ha sido difícil para muchos, a mi también me han pasado cosas difíciles de afrontar, pero la fe es lo último que se pierde, bien dices que la vida está llena de altibajos y si hoy me toca estar abajo, mañana volveré a estar arriba sin perder la brújula, con respecto al blog he sentido lo mismo que tu, desde que empecé al principio la gente no entendía lo que hacía y porque lo hacía en el camino tuve que alejarme de personas que no le hacían ningún bien a mi vida y ahora me siento mucho más liviana para seguí adelante!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...